domingo, 7 de agosto de 2016





              “El Legado”

          Homenaje a los Guitarristas del 1800 -1929


            Antonio Dovao Hidalgo









Cuando escuchamos la palabra Legado, yo particularmente lo asocio a un regalo que nos ha dejado uno o más grandes artistas, pudiendo ser de diferentes estilos de arte, como la pintura, artesanía, escultura, cante, música, etc.… También lo asocio a una senda para llegar a un sitio determinado, con señales de indicación para no perderse en este complicado mundo del estudio de la guitarra flamenca, del cual vamos a hablar, muchas veces lleno de tabú entre los propios guitarristas antiguamente y en los de hoy en día también, aunque a menor escala,  a todo le sumamos la escasa información que había años atrás sobre su aprendizaje, hoy en día, tenemos mucha más información a través de internet y las redes sociales, pero desgraciadamente, no todo lo que se encuentra en ellas es válido para seguir la senda del legado que nos han dejado los grandes Maestros del Toque Flamenco.









Este trabajo me parece de una gran importancia por toda la esencia que se recoge en él, el verdadero Legado de los guitarristas antiguos y pilares del toque flamenco, que siempre tenemos que tener presente para no salirnos de la senda que ha marcado el Toque durante tantos años, como todos sabemos ha existido una gran evolución de la guitarra flamenca y del toque flamenco, cosa que lo ha enriquecido y sin duda alguna lo ha llevado a lo más alto de la mano de los continuadores de estos Maestros.  Pero muchas veces, parece que a los antiguos maestros del toque los dejamos en el olvido, sabemos que han estado ahí y todos conocemos sus nombres, pero pocas veces nos paramos a escuchar profundamente lo que nos han querido transmitir,  nos preocupamos más de los maestros actuales, cosa que está bien,  pero sin dejar en el olvido a sus pilares que son los que se recogen en este trabajo que nos presenta Antonio Dovao, que como bien él titula El Legado.








Para comprender el toque actual hay que conocer el toque antiguo y más aun cuando se quiere profundizar en un correcto estudio de la guitarra flamenca. Hoy en día son muchas las tonalidades que abarca el toque flamenco e incluso muchas sus armonías, cosa que no tendría que influir para que cualquier aficionado captara el palo por el cual está tocando el guitarrista, desgraciadamente hay muchas veces que escuchas un solo de guitarra y no se sabe muy bien lo que quiere transmitir el guitarrista, porque no respeta los pilares de este toque ni reposa en sus compases, escuchándolo compruebas que tiene una gran técnica y maneras de tocar pero no transmite la esencia del toque flamenco, ni llega a comunicar nada al público que lo está escuchando. A todo esto me gustaría aportar, que hay muchos toques que hoy en día ya no se tocan y con el tiempo están pasando a estar en desuso por la poca demanda que tienen, o bien porque los cantaores actuales no los demandan, sin duda alguna,  una verdadera pena que va mermando cada vez más el Legado de los grandes Maestros del Toque Flamenco. Tal vez sería interesante volverlos a rescatar y darles el sitio y la importancia  que se merecen, ya que han estado tantos años con nosotros, incluso antes de la fuerte evolución de nuestra amada guitarra flamenca.








En este interesante trabajo que nos presenta el guitarrista cordobés – onubense Antonio Dovao Hidalgo, fiel continuador del toque añejo, está compuesto por nueve temas, entre los que se encuentran, Los Tres Brujos (Soleá), Hidalguía y Señorío (Granaína), El Legado (Seguiriyas), A Manolo de Huelva (Bulerías al Golpe), El Creador (Alegrías), Muelle de las Caraberas (Guajiras), Pan de Pico (Tientos), Sueño en el Lago (Tanguillos) y El Catedrático (Abandolaos Antiguos).








Antonio Dovao ha querido dedicárselo a once Maestros del Toque Flamenco ya fallecidos, como son el Maestro Patiño, Diego del Gastor, Javier Molina “El Brujo”, Don Ramón Montoya, Sabicas, Manolo de Huelva, Niño Ricardo, Pepe Martínez, Esteban Sanlúcar, Mario Escudero y Manuel Cano. Aunque para esto haya que ser un poco osado, Antonio se ha metido en la piel de cada uno de ellos para reproducir los distintos estilos y maneras de tocar la guitarra de antaño, sin duda alguna una tarea difícil y complicada.








Para darle más autenticidad a este trabajo y hacernos una mejor idea de cómo sonaba la guitarra flamenca antiguamente, todos los temas están grabados en modo gramófono y en modo digital, ya que de esta manera se pude comprobar la diferencia entre las grabaciones del siglo pasado y las del siglo actual. Todos los temas que se recogen en este trabajo son temas compuestos y bajo la dirección musical del autor, ya que en ellos solamente ha querido recoger la esencia de los guitarristas homenajeados, como sus acordes, trémolos y arpegios preferidos e incluso su arte.
Toda esta grabación se ha realizado en riguroso directo y sin acompañamiento alguno, tal como se hacía antaño para que resulte lo más cercana posible a la época de los artistas homenajeados. Podemos resaltar también, que este trabajo se ha  ejecutado con una réplica de la guitarra de D. Antonio de Torres de 1880 con clavijero de madera, construida por su autor








Antonio Dovao nos describe en síntesis sus temas comentándonos cada uno de ellos en estas breves palabras
Empiezo por Soleares dedicadas a los Maestros Patiño, Diego del Gastor y Javier Molina “El Brujo”, en las que creo que de los tres hay algo que se distingue (Este es el único tema dedicado a varios artistas, ya que me hubiera gustado dedicarle a cada uno el suyo, pero no ha podido ser, y lo lamento). En la Granaína dedicada a D. Ramón Montoya, se me ponen los pelos de punta nada más que en pensarlo. La Seguiriya dedicada a Sabicas me transporta a otro mundo. Las Bulerías dedicadas a Manolo de Huelva me recuerdan su toque sencillo, que no lo es, y “su golpe”, que tampoco es fácil. Las Alegrías dedicadas a Niño Ricardo me recuerdan que fue el autentico “creador” del flamenquismo. La Guajira dedicada a Pepe Martínez, me recuerda que fue para mí el guitarrista con el toque más puro, limpio y suave del siglo XX. Los Tientos dedicados a Esteban de Sanlúcar, se deben a su fácil ejecución y gran dominio en el compás. Los Tanguillos dedicados a Mario Escudero me hacen recordar a Ramón Montoya y Niño Ricardo, de los que fue alumno. Y El Abandolao dedicado a Manuel Cano, se debe a que su guitarra era poesía pura.

Antonio Dovao Hidalgo









Particularmente creo que es un gran trabajo el que a echo Antonio Dovao en este nuevo disco, una recopilación de estilos de los grandes patriarcas del Toque Flamenco y que tiene que estar en las estanterías de todos los aficionados y amantes de este arte, podéis escuchar alguno de sus fragmentos en este enlace http://www.cdbaby.com/cd/antoniodovao?SourceCode=widgetbaby . Desde la Fundación Guitarra Flamenca felicitamos a su autor y le damos las gracias por aportar otro granito de arena a este arte de la guitarra flamenca que tanto amamos.










Por Ángel Hernández Sevilla.

Fundación Guitarra Flamenca.




No hay comentarios:

Publicar un comentario